El Valencia queda en el camino (1-1)

El Valencia se quedó a las puertas de la sorpresa en el Parque de los Príncipes, de remontar el mal resultado que traían de Mestalla en octavos de final de la Liga de Campeones contra el París Saint-Germain, que logró meterse entre los ocho mejores del continente tras empatar a uno.

El conjunto español creyó durante unos minutos en la remontada ante el multimillonario PSG, que vuelve a los cuartos de final de la Liga de Campeones 18 años después.

Los valencianistas efectuaron un gran segundo tiempo que les permitió creer en una remontada que parecía casi imposible, que solo un cinco por ciento de los equipos habían logrado en toda la historia de la máxima competición europea.

Pero les faltó contundencia en el ataque, el mismo mal del que adolecieron en la ida y que dejó tocada del ala la eliminatoria en Mestalla.

El gol de Jonas en el minuto 55 hizo soñar al equipo, pero la alegría duró apenas once minutos, el tiempo que tardó Lavezzi en igualar.

Un gol para la hazaña
Al Valencia le bastaba con un gol para forzar la prórroga y se lanzó al ataque, encerró a los franceses, movido por la batuta de Banega, que cambió la pinta de su equipo desde que tras el descanso puso el pie en el césped.

Pero el tanto no llegó. Como en la ida, los franceses hicieron un gran ejercicio de defensa. Desde el banquillo, Ancelotti taponó con la entrada de Sakho el hueco que su zaga presentaba en la banda derecha, por la que más peligro había llevado el Valencia. Y al Valencia no le llegó para completar el milagro.

Porque lo que necesitaban los valencianistas era algo sobrenatural. Tenía que vencer por dos goles a un equipo que sumaba 22 encuentros consecutivos sin perder en su estadio. Y vencer otra estadística, la que marcaba ocho partidos de los valencianos sin ganar fuera del suyo en partido eliminatorio en Europa.

La tarea, difícil, se presentaba casi imposible a la vista del primer tiempo, en el que los españoles apenas hicieron temblar el edificio defensivo montado por Ancelotti. Siquiera una ocasión de Soldado al cuarto de hora hizo temblar el Parque de los Príncipes, que se relamía con los cuartos ante el poco peligro que proponían los rivales.

Tras el descanso, Valverde dio entrada a Banega y el partido cambio de color. El argentino se adueñó del centro del campo que hasta ese momento había controlado Matuidi, comenzó a hacer funcionar la máquina ofensiva valencianista. Y el PSG tembló.

La recompensa tardó en llegar 9 minutos. El tiempo que necesitó el Valencia para acercarse al área rival, en una mala combinación entre Chantôme y Matuidi que permitió a Costa recuperar el balón, pasar a Jonas que, desde la frontal del área, sorprendió a Sirigu con un disparo que lamió el poste derecho.

La fe intacta
El tanto desestabilizó al PSG y dio fe al Valencia, que comenzó a serenar su juego y a hacer temblar una defensa que hasta ese momento había mantenido la solidez.

Desde el banquillo reaccionó Ancelotti poniendo en el césped a Gameiro y la velocidad del joven atacante parisiense, que hizo su debut en la Liga de Campeones, equilibró el encuentro.

Incluso en el marcador, porque una jugada de Gameiro, con su velocidad y su fuerza ante los centrales valencianistas, sirvió para que Lavezzi igualara la contienda.

El argentino se aprovechó de la jugada de Gameiro y la completó con potencia. Se estrelló una vez contra Guaita, pero el rechace le cayó en los pies y a la segunda no falló.

El Valencia no se descompuso y dejó los mejores minutos. Encerró a su rival, presionó hasta el hastío, pero le faltó contundencia. El PSG dudó, pero no fue suficiente. La fatiga y la reacción parisiense equilibró el partido. Al contragolpe, los parisienses gozaron de alguna oportunidad, pero el encuentro quedó eliminado.

PSG sólo suma un punto

El París Saint-Germain, que llegó a ir ganando por 2-0, terminó empatando 2-2 en su visita al complicado terreno del Saint-Etienne (4º), en el cierre de la 29ª jornada de la liga francesa, donde su ventaja como líder se amplió a cinco puntos.

Los parisinos jugaron un día después de la dura derrota (4-1) del Lyon (2º) en el campo del Bastia (14º), con lo que podían haberse puesto con un margen de siete puntos en caso de haber ganado.

La reacción final del Saint-Etienne permite a su vecino Lyon limitar los daños y ver distanciarse al líder ‘sólo’ a cinco puntos.

Debut inglés
El París Saint-Germain, donde el veterano inglés David Beckham jugó su primer partido de la liga francesa como titular, comenzó bien y en el minuto 9 el argentino Javier Pastore firmó el primero, aprovechando un error defensivo de Mustapha Bayal Sall.

En el 19, el equipo de la capital parecía sentenciar con el segundo, con un penal cometido sobre el también argentino Ezequiel Lavezzi que el sueco Zlatan Ibrahimovic, al estilo Panenka, transformó en su 25º gol de la temporada liguera, para reforzar así su liderato en la tabla de anotadores.

Pero el Saint-Etienne, invicto en lo que va de 2013, no había dicho su última palabra y volvió a meterse en el partido cuando el brasileño Alex marcó en propia puerta en el 37, presionado por su compatriota Brandao.

Los nervios hicieron su aparición entonces en el equipo de Carlo Ancelotti y el 2-2 definitivo llegó en el minuto 72, con un gol de François Clerc, con un fuerte disparo que sorprendió al italiano Salvatore Siguru.

Pese a que el París Saint-Germain quedó decepcionado por no poder ganar un partido que tenía muy encarrilado, esta jornada le sirve para reforzar la primera plaza y su condición de gran favorito al título.

El Lyon está a cinco puntos tras caer en Bastia y la diferencia con el Marsella (3º), que igualó 0-0 en casa con el Ajaccio, se mantiene en siete unidades.

Otros duelos
En el resto de partidos, destacó la victoria del colista Nancy sobre el Niza (5º), por 1-0. En caso de victoria, el equipo del sur se hubiera puesto tercero.

El único gol del partido lo consiguió en el minuto 23 Djamel Bakar, de origen comorense.

El Nancy sigue último en la clasificación, pero se pone con 24 puntos, igualado con el penúltimo (Troyes) y ahora a cinco puntos del primer equipo fuera del descenso, el Brest (17º).

En el segundo partido, el Toulouse (11º) y el Burdeos (9º) empataron en el campo del primero sin goles (0-0), en un partido aburrido y que únicamente se animó en el último cuarto de hora por algunas ocasiones de los jugadores locales.

París SG quiere afianzarse

Tras lograr su clasificación para los cuartos de final de la Liga de Campeones, el París Saint-Germain tratará de afianzarse en la 28ª jornada de la liga francesa, aprovechando que sus dos principales perseguidores, Olympique de Lyon y Olympique de Marsella, se enfrentarán entre sí el domingo.

Después de lograr el pase a cuartos de la Champions el miércoles ante el Valencia (1-1, 2-1 en la ida), el líder francés deberá olvidarse de sus sueños europeos y regresar a la realidad menos glamorosa de la Ligue 1.

El París Saint-Germain ha demostrado ya esta temporada que tiene más dificultades ante los equipos pequeños, que se encierran atrás y le dan la iniciativa en el juego, que ante los equipos que se adueñan del balón y permiten al equipo francés explotar su mejor arma: el contragolpe.

El equipo de Carlo Ancelotti tiene ante sí un encuentro de los que se suponen accesibles ante el Nancy, penúltimo clasificado de la Ligue 1 y colista hasta la pasada semana. Logró salir del fondo de la tabla al vencer 2-1 al Sochaux como visitante, en la última fecha. Fue su cuarta victoria de la temporada.

Posibles regresos
Al equipo inicial del París Saint-Germain podrían regresar el sueco Zlatan Ibrahimovic, que no jugó ante el Valencia al estar sancionado, y el inglés David Beckham, que no disputó ni un minuto de Champions por decisión técnica.

El París Saint-Germain, con 54 puntos, tiene la posibilidad de afianzarse en su posición de líder, aprovechando que el Lyon (segundo con 52 puntos) recibirá el domingo al Marsella (tercero con 49), en el partido más interesante de la 28ª jornada de la Ligue 1.

Ambos equipos, muy irregulares, están eliminados del resto de competiciones y solo les queda hacer un buen papel en liga para salvar la temporada y, sobre todo, clasificarse para la próxima edición de la Liga de Campeones.

La jornada se abrirá con un Rennes-Saint Etienne en el que ambos equipos, con dinámicas opuestas, buscan puestos europeos y que será un anticipo de la final de la Copa de la Liga que disputarán el 20 de abril en el Stade de France de París.

Aquel final en el Parque de los Príncipes

Hay una regla no escrita que conocen todos los amantes del fútbol: no abandonar nunca el estadio antes del pitido final. Los espectadores del Parque de los Príncipes que la infringieron el 18 de marzo de 1993 deben de estar todavía tirándose de los pelos…

Corrían los últimos minutos del encuentro de vuelta de los cuartos de final de la Copa de la UEFA y, en apenas unos segundos, el París Saint-Germain y su rival ese día, el Real Madrid, pasaron cada uno del éxtasis a la desesperación (y viceversa), al mismo tiempo que los salvadores se transformaban en héroes malditos.

Ya en la ida, los últimos instantes habían sido decisivos. Un valiente equipo parisino iba perdiendo por un ajustado 2-1 en el Bernabéu, pero Alain Roche rechazó un balón con la mano bajo palos. ¿Consecuencia? Tarjeta roja, pena máxima que acabó en gol y, de ese modo, los hombres de Benito Floro podían afrontar la vuelta con mayor tranquilidad. Así pues, ante la obligación de marcar dos tantos, Artur Jorge, el técnico portugués del PSG, se la jugó y sacó de entrada al tridente ofensivo integrado por David Ginola, George Weah y Amara Simba, con el brasileño Valdo llevando la batuta. En defensa, Antoine Kombouaré, que había perdido la titularidad con la llegada de Roche en la pretemporada, sustituyó al sancionado central internacional francés, formando pareja con Ricardo.

El neocaledonio aún no lo sabía, pero iba a vivir su gran momento de gloria (un Kombouaré que ya había clasificado al PSG en la ronda anterior, al firmar el gol del empate contra el Anderlecht en el tramo final de la vuelta de octavos: 0-0 y 1-1). “Se nos hacía la boca agua a todos; nos decíamos mutuamente: ‘nos los vamos a comer’; vamos a hacer todo lo posible por pasar”, recordaba recientemente el salvador del equipo parisino en el Parc Astrid de Bruselas.

Obra maestra colectiva
Y es que los jugadores del PSG tenían la sensación de haber merecido un mejor resultado en la ida, dado que durante mucho tiempo habían jugado de tú a tú con los Emilio Butragueño, Robert Prosinecki, Fernando Hierro, Míchel o Iván Zamorano. “Había algo palpable”, señaló Ginola al evocar el ambiente pre-partido. “Un deseo de decir ‘en la ida no funcionó; es necesario que pongamos las cosas en su sitio; que cambiemos todo eso’. Pero para ello, teníamos que estar todos juntos, desde el primer minuto hasta el último”.

Y el mensaje caló. Al comienzo del partido, un cabezazo de Valdo se marchó alto, y otro de Ricardo se estrelló en el larguero. Entre su talento en defensa y la falta de puntería del rival, el equipo español logró contener las embestidas de los locales durante media hora. Sin embargo, acabó cediendo ante un nuevo testarazo, esta vez obra de Weah, quien, tras un saque de esquina de Valdo desde la izquierda, sorprendió a Paco Buyo (33’, 1-0). Tras haber recorrido la mitad del camino, el PSG siguió a la carga, pero el portero madridista intervino con acierto ante las sucesivas ocasiones de Paul Le Guen, Weah y Ginola.

Hasta que, al cabo de una genial jugada colectiva, de nuevo iniciada por Valdo, Buyo no pudo ser más que el espectador mejor colocado entre los 46.000 afortunados que presenciaron la obra maestra. El brasileño deslizó el esférico entre dos jugadores contrarios para Weah. El delantero liberiano lo levantó picándolo levemente y envió un pase bombeado hacia Daniel Bravo, quien tocó de cabeza atrás para un Ginola que llegaba por el centro hasta la media luna del área. “Estaba perfectamente posicionado para recibir el balón”, describió el que ese mismo día se ganaría el apodo de El Magnífico. “Ni siquiera me lo pensé, porque si en ese momento no intento una acción semejante, es que no soy un delantero”. La acción susodicha fue una instantánea volea a bote pronto que se coló a una velocidad supersónica bajo el travesaño de la portería de Buyo, y que, en ese momento, daba la clasificación al club de la capital francesa (81’, 2-0).

La hazaña pareció consumarse ocho minutos más tarde, cuando Ginola culminó un contraataque abriendo a la llegada de Valdo por la izquierda. El internacional auriverde amagó el disparo frente a Ricardo Rocha (quien todavía debe de estar preguntándose por dónde pasó el balón) y, ya con su compatriota descolocado, remató raso alojando el esférico a la izquierda de Buyo (89’, 3-0).

Los que ya habían abandonado el estadio para evitar los atascos se perdieron algo importante. Parecía claro que al PSG ya no podía ocurrirle nada, y que iba a escribir la página más brillante de su historia. Al menos, eso es lo que creían los espectadores desde unas gradas en ebullición, así como los jugadores parisinos, casi igual de eufóricos… “Con el 3-0 nos veíamos clasificados”, reconoció Ginola. “La tensión y la concentración decayeron. Tal vez nos olvidamos de que jugábamos contra el Real Madrid, un equipo que podía reaccionar en cualquier momento y meter un gol”.

El último esfuerzo
En efecto, no se puede poseer el récord de victorias en la liga española y en la Copa de Europa sin ser un gran equipo. Así, cuando casi todos le creían fuera de combate, el cuadro merengue resucitó en los últimos instantes. Míchel colgó un libre indirecto desde la izquierda pasado al segundo palo, donde el lateral Nando Muñoz saltó más alto que Kombouaré para poner el balón a los pies de Zamorano. Definir una ocasión a bocajarro semejante fue pan comido para el chileno, quien creyó haberse erigido en el héroe que forzaba la prórroga para el Madrid (90’+2, 3-1).

“Dejé que me superase en esa jugada, pese a que creía que iba mejor que él de cabeza. Nos llevamos un mazazo, y teníamos la sensación de que se había acabado, que habíamos dejado pasar nuestra oportunidad”, confesó Kombouaré, entonces convencido de que su error les había costado a los suyos su destino en Europa. Pero el destino, precisamente, es por definición perseverante y (sobre todo) imprevisible. Al sacar de centro, los jugadores locales estaban abatidos, pero Ginola aún tuvo fuerzas para provocar una falta cerca del área, cometida por… ¡Zamorano!

“Era el último esfuerzo”, contó Kombouaré. “Me sentía culpable por el gol que habíamos encajado, y me dije a mí mismo que tenía que intentar enmendar mi error, y salvar a mis compañeros”. Escorado a la derecha, a 30 metros de la portería madridista, Valdo lanzó el libre indirecto hacia el punto penal. Allí irrumpió desde atrás Kombouaré para conectar un cabezazo cruzado que se coló junto a la base del poste derecho de Buyo, y para ganarse el apodo de Casco de Oro (90’+6, 4-1).

En la última vuelta de tuerca a la situación, el PSG eliminó al ogro madridista y disfrutó de su emoción más intensa en Europa. Desde hace exactamente 20 años, los aficionados parisinos tienen un recuerdo dorado grabado en la memoria… y ya no abandonan nunca el estadio antes del pitido final.

Saint-Etienne empata en Rennes

El Saint-Etienne empató 2-2 en su visita a Rennes, en el partido adelantado de la 28ª jornada de la liga francesa, con lo que continúa cuarto, desaprovechando la oportunidad de colocarse provisionalmente en la tercera posición.

Con el punto sumado en Bretaña, el Saint-Etienne suma 48 puntos, uno menos que el Marsella, tercero y que puede distanciarse a cuatro si gana el domingo en el campo del Lyon (2º).

Respecto al líder París Saint-Germain, el Saint-Etienne queda ahora a seis puntos, aunque el equipo de la capital ampliaría su margen si gana el sábado al Nancy, penúltimo clasificado.

El Rennes, octavo, se adelantó en dos ocasiones, por medio de Romain Danze (44) y Julien Feret (51), pero en ambas ocasiones su rival consiguió reaccionar, equilibrando con goles de Yohan Mollo (45+1) y de su estrella gabonesa Pierre-Emerick Aubameyang (65).

En la tabla de máximos anotadores del campeonato, Aubameyang, segundo, suma 16 dianas, todavía lejos de las 22 que suma el sueco Zlatan Ibrahimovic, del París Saint-Germain.

El duelo entre Rennes y Saint-Etienne es un avance del enfrentamiento entre ambos en la final de la Copa de la Liga, el próximo 20 de abril en el Stade de France de la periferia norte de París.

Con carácter
“Conseguimos un punto con sufrimiento, ante un equipo muy bueno como es el Rennes. En la primera parte me gustó nuestro juego. En la segunda, sufrimos mucho, pero tuvimos carácter y supimos equilibrar el marcador”, comentó el entrenador del Saint-Etienne, Christophe Galtier.

La 28º jornada continúa el sábado, día en el que jugará el líder, el París Saint-Germain, que recibe al Nancy (19º) en su estadio Parque de los Príncipes, donde el miércoles se clasificó para los cuartos de final de la Liga de Campeones ante el Valencia español.

El París Saint-Germain ha demostrado ya esta temporada que tiene más dificultades ante los equipos pequeños, que se encierran atrás y le dan la iniciativa en el juego, que ante los equipos que se adueñan del balón y permiten al equipo francés explotar su mejor arma: el contragolpe.

Los parisinos llegan con una ventaja de dos puntos sobre el segundo, el Lyon, que tiene un partido difícil, el domingo en casa contra el Marsella, tercer clasificado y que en caso de victoria en Gerland igualaría a 52 puntos con su rival de esta jornada.

Rachas inmaculadas y un nuevo líder

Mientras Europa espera con impaciencia la llegada de la primavera, el invierno sigue dictando el ritmo del fútbol femenino en muchos países del continente. Es el caso de Alemania, donde, una semana más, varios partidos tuvieron que ser aplazados. El Wolfsburgo aprovechó la coyuntura para aumentar su ventaja en la cabeza de la tabla. Entretanto, en Francia y Suiza, respectivamente, el Olympique de Lyon y el FC Zúrich siguen cosechando victoria tras victoria y caminan hacia el título con paso firme. fifa repasa las últimas novedades de las principales ligas femeninas europeas.

Alemania: El Wolfsburgo amplía su ventaja
El esperadísimo duelo entre el FFC Fráncfort y el Turbine Potsdam tuvo que ser suspendido por causa de las malas condiciones meteorológicas, al igual que otros dos partidos de la Bundesliga femenina. El Wolfsburgo aprovechó la oportunidad para aumentar a cuatro puntos su ventaja sobre el Potsdam tras imponerse al FF USV Jena por un cómodo 4-1. Alexandra Popp, Zsanett Jakabfi, Viola Odebrecht y Conny Pohlers firmaron los goles que supusieron la décima victoria de la temporada para el líder. Entretanto, el Bayern de Múnich derrotó por 2-1 al SGS Essen gracias a un tanto en el último minuto y se consolida en el quinto puesto, mientras que el Friburgo no pudo pasar de un empate a 1-1 ante el último clasificado, el Sindelfingen.

Los tres primeros: Wolfsburgo (32 puntos), Turbine Potsdam, FFC Fráncfort (ambos con 28 puntos)

Francia: Enésima victoria del Lyon
La liga francesa se reanudó tras la pausa motivada por el partido de la selección y el Lyon conquistó una nueva victoria. El conjunto que dirige el técnico Patrice Lair se impuso el domingo al Saint-Etienne por 5-0. Laetitia Tonazzi, Amandine Henry, Camille Abily, Louisa Necib y Ludivine Coulomb, en propia meta, fueron las autoras de los goles que supusieron la 17ª victoria del cuadro lionés en 17 partidos. El París Saint-Germain también derrotó con claridad al Rodez (0-4) y se aproxima al objetivo de conseguir el billete para la Liga de Campeones. Kheira Hamraoui inauguró el marcador, mientras que Aurélie Kaci (2) y Kosovare Asllani completaron la goleada.

Los tres primeros: Olympique de Lyon (68), París Saint-Germain (62), Montpellier (55)

Suiza: Grings y Fuss se van a Estados Unidos
El Olympique de Lyon no es el único equipo en el mundo del fútbol femenino que lleva una racha de victorias tan destacada. En la liga Suiza, el FC Zúrich tampoco se cansa de sumar de tres en tres, en parte gracias a la aportación de las ex internacionales alemanas Inka Grings y Sonja Fuss, que llegaron al cuadro suizo procedentes del Duisburgo alemán a finales de 2011. El Zúrich se impuso al St. Gallen por 1-2 en la 17ª jornada y todavía no conoce la derrota. Sin embargo, el actual líder de la liga Suiza perderá próximamente a Grings y Fuss, que, según anunció el club el pasado sábado, dejarán Zúrich el 20 de mayo para enrolarse en las filas del Chicago Red Stars y disputar la nueva National Women’s Soccer League estadounidense.

Los tres primeros: FC Zúrich (51), BSC Young Boys (36), SC Kriens (29)

Italia: Cambio de líder
En la Serie A italiana, el Torres Calcio cedió el liderato al UPC Tavagnacco. El equipo que dirige el técnico Marco Rossi se impuso al Lazio por 0-2 y aventaja ahora en dos puntos al Torres Calcio. Michaela Martinelli y Paola Brumana anotaron los goles del nuevo líder. El Tavagnacco aprovechó la suspensión del partido entre el Torres Calcio y el Torino, actual farolillo rojo de la competición, para auparse provisionalmente a lo más alto de la tabla. En los puestos que siguen a los dos primeros no hubo cambios. El ACF Brescia (tercer clasificado) venció por 1-3 al Grifo Perugia, mientras que el Bardolino Verona (cuarto) se impuso por 0-4 al Como 2000.

Los tres primeros: UPC Tavagnacco (64), Torres Calcio (62), Brescia (56)

Schalke gana el derbi al Dortmund

El Schalke 04 venció 2-1 en el derbi de la cuenca del Rurh al escolta Borussia Dortmund, que se quedó a 20 puntos en la clasificación respecto al líder Bayern Múnich, que en la 25ª jornada remontó en su campo y ganó 3-2 al Fortuna Dusseldorf.

El Schalke 04 aprovechó el cansancio del Borussia Dortmund, que el martes se clasificó para los cuartos de final de la Liga de Campeones (ganándole 3-0 al Shakhtar Donetsk, 5-2 en el global de la eliminatoria), y se impuso con un tanto de Julian Draxler (minuto 12), en su partido número 100 como profesional, y otro del goleador holandés Klaas Jan Huntelaar (35).

En la segunda parte, el ariete polaco Robert Lewandowski, máximo realizador de la Bundesliga con 17 tantos, recortó diferencias (59), pero fue demasiado tarde para completar la remontada.

El club de Gelsenkirchen se recuperó de una racha nefasta de cuatro partidos consecutivos sin conocer la victoria, justo en el momento en el que se va a jugar el pase a cuartos de final de la Liga de Campeones (el martes 12 contra el Galatasaray después de empatar 1-1 en Estambul).

Por el contrario, su histórico rival en la Bundesliga, el Borussia Dortmund, se quedó a 20 puntos del Bayern Múnich, que logró una trabajada victoria en su estadio ante el Fortuna Dusseldorf.

Bayern, aún más líder
El equipo visitante se adelantó por medio del noruego Mathis Bolly (16), pero Thomas Mueller empató al filo del descanso (45). Andreas Lambertz puso por arriba al Fortuna (71), que tenía que aguantar 20 minutos para completar la gran sorpresa.

La alegría sólo duro dos, ya que el francés Franck Ribery igualó en el 73. Finalmente, el defensa internacional alemán Jerome Boateng (86), con un remate de cabeza después de un centro de Philip Lahm, le dio los tres puntos al líder, que sólo ha perdido un partido en 25 jornadas.

El dominio del Bayern es de tal calibre en la competición que es la segunda vez que recibe dos goles en el campeonato, para un total de 10 en 25 partidos.

Con su 23º título de la Bundesliga completamente encarrilado, el Bayern de Múnich tiene ahora cuatro días para preparar el partido ante el Arsenal de vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones, después de lograr un excelente resultado en Londres (victoria por 3-1).

A la misma hora se jugó un encuentro entre equipos que luchan por no descender, y el Hoffenheim logró una importante victoria por 3-0 en el estadio del colista Greuther Furth con un tanto del delantero español Joselu (16).

También este sábado el Wolfsburgo sorprendió al Friburgo en su estadio y logró una goleada por 5-2. El brasileño Diego Ribas (90+3) marcó el quinto gol de su equipo.

El Maguncia logró una importante victoria por 1-0 en su campo ante el Bayer Leverkusen con un tanto del austriaco Andreas Ivanschitz.

En el último encuentro sabatino, Borussia Moenchengladbach y Werder Bremen igualaron 1-1.

Abidal, un año después

Aunque se haya tratado de un partido amistoso de entrenamiento, Eric Abidal, que fue trasplantado del hígado en abril del año pasado, ha vuelto a jugar este martes 19 de marzo en un encuentro que el equipo filial azulgrana disputó ante el Istres, de la segunda división francesa.

Abidal, que desde marzo de 2011 lucha por su salud, ha jugado a las órdenes de Eusebio Sacristán.

El 10 de abril del año pasado, a Abidal le fue trasplantado un trozo de hígado, donado por su primo Gerard. Tras la operación, los médicos anunciaron que tendría que medicarse de por vida y que sería complicado que volviera a jugar a nivel profesional.

El calvario del jugador se inicio en marzo de 2011. El club anunció que a Abidal se le había detectado un tumor en el hígado. Tras la operación, el lateral francés volvió a jugar. Fue el 3 de mayo de 2011 cuando disputó unos minutos en la vuelta de la semifinal de la Liga de Campeones ante el Real Madrid.

En sus primeras declaraciones tras la intervención quirúrgica, Abidal aseguró que después de lo ocurrido lo relativizaba todo: “Miro la vida de otra forma”, dijo.

Wembley, un hito
El momento culminante de la temporada lo vivió el 28 de mayo de 2011 cuando levanta en Wembley la Liga de Campeones conquistada por el Barcelona ante el Manchester United (3-1). Carles Puyol, capitán aquel día, le cedió el brazalete con la ‘senyera’ y Abidal fue el encargado de levantar el trofeo. Juega con asiduidad hasta finales de febrero de 2012.

Miro la vida de otra forma.
Eric Abidal, después de su primera operación en el hígado

El 29 de febrero disputó un amistoso con la selección francesa en Bremen frente a Alemania (1-2), pero al regreso se anuncia su baja debido a una pubalgia. Quince días después, el Barça comunica que el jugador deberá ser sometido a un trasplante de hígado.

La operación se realizó el 10 de abril de 2012 y recibió el alta hospitalaria a finales de mes. En junio empezó a visitar la Ciudad Deportiva del Barça para encarar el proceso de recuperación.

El regreso a los entrenamientos
A finales de agosto de 2012 comenzó a realizar trabajo de preparación física en el club. En octubre participa en una estadía de preparación en altura y a finales de noviembre toma parte en el primer entrenamiento, aunque al margen del grupo.

Los médicos anunciaron a mediados de diciembre que Abidal podrá volver a jugar a fútbol y empieza a entrenarse con el resto del equipo.

Los técnicos no se marcan plazos y Abidal ha apurado hoy uno más. El francés ha participado en un amistoso con el filial ante el Istres, de la segunda división francesa, una gran noticia para el barcelonismo, que espera expectante la próxima: el inminente regreso de Tito Vilanova después de dos meses de tratamiento en Nueva York.

Ibra da el triunfo al PSG

El PSG remontó el marcador y venció 2-1 al ahora colista Nancy, con doblete del sueco Zlatan Ibrahimovic, en la 28ª jornada. Con este resultado, el equipo parisino amplía provisionalmente su diferencia con el Lyon, que el domingo juega con el Marsella, a 5 puntos.

El delantero camerunés Moukandjo Bile adelantó a los visitantes en el minuto 37, pero tres minutos de inspiración de Ibrahimovic (59 y 62) sirvieron al equipo capitalino para remontar.

Tres días después de lograr contra el Valencia la clasificación para los cuartos de final de la Liga de Campeones, el PSG volvía al campeonato nacional, en el que los equipos pequeños, sobrados de motivación, le ponen en problemas con relativa frecuencia.

Ancelotti achacó la discreta prestación de su equipo “al cansancio” tras el partido contra el Valencia, por lo que espera en las próximas semanas poder recuperar a sus jugadores.

El técnico, no obstante, destacó “la bella reacción” de su equipo en la segunda parte, con “más agresividad, más intensidad y eficacia” y alabó a Ibrahimovic: “Tiene las cualidades de un gran goleador. Es fantástico, nunca pierde la confianza. Es un gran jugador”.

Un error del argentino Javier Pastore propició el tanto de Bile y la victoria momentánea del Nancy.

Pero Ibrahimovic, máximo goleador del campeonato con 24 goles, firmó un doblete y salvó los muebles para el líder de la competición.

En un partido sin brillo, la suerte estuvo del lado local, ya que el Nancy se encontró en dos ocasiones con el poste de la portería (28 y 86).

Éste quedó como ‘farolillo rojo’ a causa de la victoria del Troyes, que venció como anfitrión por 4-2 al Reims.

El segundo clasificado, el Lyon, intentará recortar los cinco puntos que tiene el PSG de ventaja el domingo en su estadio contra el Marsella, tercero a ocho puntos del equipo capitalino.

El líder juega la próxima semana con el Saint-Etienne y posteriormente recibe al Montpellier.

Precisamente, Saint-Etienne empató 2-2 el viernes con el Rennes.

En otro encuentro sabatino, el Lille derrotó 3-1 en desplazamiento al Valenciennes.

Debate conjunto de la FIFA y la ONU sobre la lucha contra el racismo

La FIFA ha asistido al Día Internacional para la Erradicación de la Discriminación Racial, celebrado en Ginebra durante la 22ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas.

Por invitación del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Navanethem Pillay, el Director de Responsabilidad Social Corporativa de la FIFA, Federico Addiechi, participó en un grupo de debate sobre el tema “Racismo y deporte”. Addiechi pronunció además un discurso en nombre del Presidente de la FIFA, Joseph S. Blatter (quien no pudo asistir debido a una reunión del Comité Ejecutivo en Zúrich), en el que subrayó el compromiso concreto de la FIFA en la lucha contra todo tipo de discriminación, tanto dentro como fuera de los terrenos de juego.

“El racismo no es un problema únicamente para el fútbol”, explicó Addiechi. “El fútbol refleja la sociedad, lo bueno y lo malo que hay en ella. Resultará imposible derrotar el racismo sin el esfuerzo concertado, sostenido y genuino de todos los estamentos: políticos, sociales, judiciales y empresariales. La FIFA no tolerará la discriminación en ninguna de sus formas. No cabe en el fútbol ni tiene sitio en nuestros estadios”.

FIFA no tolerará la discriminación en ninguna de sus formas. No cabe en el fútbol ni tiene sitio en nuestros estadios.Federico Addiechi, Director de Responsabilidad Social Corporativa de la FIFA.

Durante la sesión, el Alto Comisionado Pillay destacó la labor del deporte como plataforma fundamental para transmitir mensajes positivos en la lucha contra el racismo. “El deporte es, en su esencia, inclusivo y multicultural. El momento para erradicar al racismo del fútbol es ahora.  Debe haber responsabilidad para con las ofensas racistas en los deportes”, afirmó Pillay.

Los demás representantes del fútbol internacional que expusieron sus opiniones sobre la discriminación fueron Kevin-Prince Boateng, mediocampista del AC Milan; William Gaillard, Consejero Primero del Presidente de la UEFA; Patrick Vieira, Ejecutivo de Desarrollo Futbolístico del Manchester City; y Piara Power, Director Ejecutivo de la red Fútbol contra el Racismo en Europa (FARE).

Un caso testigo
Boateng, quien encabezó a sus compañeros en el abandono del terreno de juego, como protesta contra los cánticos racistas del público en un amistoso del AC Milan en enero, comentó: “Normalmente esto no debería hacerse. La FIFA está presionando fuerte. Reitero, es verdad, los jugadores no deberían retirarse de un campo de juego. Pero espero que las autoridades ahora sí consideren seriamente el tomar acciones concretas contra el racismo”. Patrick Vieira, también presente en la conferencia, pidió por un plan estratégico, pero agregó: “Luego de oir la declaración de la FIFA, me queda claro que estamos yendo en la dirección correcta”.

Luego de oir la declaración de la FIFA, me queda claro que estamos yendo en la dirección correcta.Patrick Vieira, ex internacional de la selección de Francia.

El internacional ghanés visitará el viernes al Presidente Blatter en la sede de la FIFA. La visita de Boateng se produce poco después del nombramiento del Presidente de la CONCACAF, Jeffrey Webb, como Jefe del Task Force de la FIFA contra la discriminación, que anunció a principios de marzo el Presidente Blatter, tras una reunión de la Comisión Estratégica de la FIFA.

En los últimos meses, los organismos de la FIFA han impuesto medidas concretas para castigar las conductas racistas, en las que se incluye una sanción que obliga a Hungría y Bulgaria a disputar mañana a puerta cerrada sus respectivos encuentros de clasificación en casa para la Copa Mundial de la FIFA 2014.

La postura contra el racismo de la FIFA está consagrada en sus estatutos. El artículo 3 establece: “Está prohibida la discriminación de cualquier país, individuo o grupo de personas por su origen étnico, sexo, lenguaje, religión, política o por cualquier otra razón, y es punible con suspensión o exclusión”.